Hctor Lavoe

NOTA: Este escrito es la despedida-homenaje que hiciera Willie Coln al da siguiente de enterarse de la muerte de El Cantante de los Cantantes, ocurrida el 29 de junio de 1993 en Nueva York. Ahora que la figura de Lavoe esta en boga a raiz de la pelcula El Cantante, protagonizada por Jennifer Lpez y Marc Anthony, no sobra recordar lo escrito por Coln. Ay, mi madre, cunta razn tena! El bochorno continua, pero los melmanos agradecidos tenemos la obligacin de desenfundar los discos originales y ensearle al mundo quien es el original, el verdadero Cantante de los cantantes. Por mi parte, les obsequio una fotico con un montaje que podramos enviarle a todo el mundo.

Hacha y machete!

El Molestoso

TEXTO DE WILLIE COLN

(Publicado originalmente en el Diario La Prensa de Nueva York el 30 junio de 1993)

El jibaro de Machuelito, cerca de la cantera de Ponce. El espritu de Borinquen y los barrios pobres de toda amrica. El aguacate de 90 libras que lleg a los nuevayores para fajarse con los bravos. Aquel muchacho que aplic los cantos de Gardel, Felipe Pirela, Ramito, Odilio, con los rosarios de la cruz agregndole la malicia de Cheo y Maelo, dndole una voz a ese vaco de desolacin enajenada que los de banda ac no podamos cruzar. Hctor Juan Perez fue ese puente entre el pasado y el futuro de nuestra cultura popular. Hctor Juan Prez se transform en una persona llamada Hctor Lavoe para poder cumplir una misin que poco a poco se convirti de un crucero de placer a un desafo contra viento y marea.

Graduado en la Universidad del Refraneo con altos honores. Miembro del Gran Circulo de los Soneros, poeta de la calle, maleante honorario, hroe y mrtir de las guerras cuchifriteras donde batall valientemente por muchsimos aos. Los capitanes de la Mandinga lo respetaban. Por eso lo bautizaron El Cantante de Los Cantantes. Los beginers le teman. Cuando se trataba de labia, Hctor Lavoe era bravo. En cuestiones de negocio, amor y amistad, no lo era. El pueblo fue cmplice de esta tragedia. Hctor le poda mentar la madre a todo el mundo y el pblico se rea. Lo malcriaron. La historia de Hctor Lavoe est llena de traiciones y desengaos. El jibarito good lookin que volva a todas las mamis locas, quera tambin ser un malote de barrio. Con el tiempo, los regalitos de sus amigos del traqueteo se convirtieron en gruesas y pesadas cadenas. Este fallo repercuti en una serie fatal que al final se nos llev a ese muchacho que le cant al Todopoderoso con todo su corazn.

Tambin fue traicionado por el mundo del negocio; disqueros que siguen viviendo como jeques sauditas, vendiendo sus discos y revendindolos en CD sin pagar derechos de difusin, mientras Lavoe qued lnguido en su pobreza; promotores que le ofrecan migajas para poder vender boletos a sus espectculos donde exhiban a El Cantante de los Cantantes en su agona; impostores tratando de reclamar la carrera y la memoria de Hctor Lavoe como propiedad personal; la comunidad legal latina tambin le dio la espalda cuando reclamamos de su ayuda para defenderlo contra la explotacin; y yo, que tambin lo traicion al no tener el valor de verlo en esa condicin.

La vida vala ms que el dolor para Hctor y, al descubrir esto, se le acercaron los tiburones de agua sucia como si estuviera sangrando. Dios sabe que aquellos que se han ganado la vida devorando a otros y viviendo solamente por el billete tendrn pocos que les lloren y menos que los recuerden en sus rezos.

Pionero, maestro, compaero, hoy Amrica Latina llora por ti. Hroe de la gente pobre, vctima de las amenazas que estan acabando con nuestro pueblo. Mrtir de la salsa, el monstruo que ayudaste a crear. Perdnanos Hctor.

Willie Coln